CatalanEnglishSpanish
domingo, octubre 2, 2022
CatalanEnglishSpanish

Entrevista en el ‘diari ARA’: “Comprar petroli i gas a Rússia no és finançar la guerra de Putin”

[PDF] Entrevista ARA 150522 JGual

Versío digital – Llegir l’entrevista en català

Versión digital – Leer la entrevista en español

«Comprar petróleo y gas a Rusia no es financiar la guerra de Putin»

Hace poco más de un año, Jordi Gual (Lleida, 1957) volvió al Iese y a su vocación, «el mundo del pensamiento», después de quince años «en el mundo de la acción y la empresa», explica. Estos quince años los pasó en el grupo La Caixa, donde acabó de presidente del banco hasta que se marchó después de la fusión con Bankia, a pesar de que sigue ocupando algunos cargos en consejos vinculados al grupo. Ahora se muestra muy preocupado por la inflación y cree que los bancos centrales tienen que ser muy agresivos para combatirla.

En todas partes la inflación está muy alta, pero España es de los países que más alta la tiene.

— Nuestra economía históricamente ha sido indexada [muchas cosas se revalorizan en función del IPC]. Y podemos entrar en una espiral entre precios y salarios con esta indexación: salarios, pensiones, contratos de alquiler y de todo tipo… El riesgo es enorme y para mí es el problema principal. Tenemos que ponernos de acuerdo en cómo repartimos esta carga.

Pactar quién se come la inflación: si los salarios o los beneficios empresariales. Es el famoso pacto de rentas que defiende el Banco de España.

— Se tienen que repartir los costes de manera justa.

¿Cómo se decide este reparto?

— La parte más difícil es la de los beneficios empresariales, porque no están regulados, excepto en algún sector. Nadie dice que sea fácil. Pero no pensemos que subsidiando evitaremos la pérdida de poder adquisitivo… Así solo engordaremos el déficit público. Es comprensible que los políticos quieran apaciguar el impacto que sufren las familias, pero quizás se tendrían que centrar en las familias más desfavorecidas, no urbi et orbi, que tiene un coste mucho más alto.

Hay casos muy evidentes: quizás no hay que rebajar el precio de la gasolina igual a un mileurista que al que tiene tres Ferraris. Pero entre un caso y el otro, la gama de grises es muy grande.

— Tenemos otras políticas orientadas a las personas con rentas bajas. Por lo tanto, se podrían utilizar los mismos índices de referencia para aplicarlos a este caso. En Italia el señor Draghi ha orientado las ayudas a los más necesitados. Y la tradición de concertación social de los alemanes y los holandeses es exquisita. Nosotros no la tenemos. Además, [en la gasolina] estás subsidiando un recurso que en realidad queremos que cada vez se consuma menos. ¡En vez de favorecer la transición climática, la perjudicamos!

Y si miramos más allá, ¿qué otros problemas tenemos?

— A medio plazo el problema es de productividad. Está absolutamente diagnosticado. Llevo casi 40 años como economista. Los 20 primeros, la economía catalana y la española se reformaron continuamente. Veníamos del franquismo y entramos en mercado común y el euro, y todo esto exigió muchos cambios institucionales. Pero desde entonces no hemos hecho más cambios. Y, en cambio, yo argumento que justamente el hecho de estar en el euro te exige todavía más cambios estructurales. Pero nos hemos dormido.

Desde la llegada del euro vemos que la productividad de las regiones del sur de Europa ha caído, en general. ¿Hay algo en el diseño de la moneda única que explique este problema o simplemente nos hemos dormido?

— Es complejo. Porque puedes tener el efecto crisis del euro, que perjudicó al sur, o puede ser que nos hayamos dormido. La zona euro fue un paso adicional en el mercado común. Y el proceso de concentración geográfica de las actividades se ha acelerado. Y la desindustrialización también. La unión financiera y monetaria provoca un pulso de crecimiento y la desertización de otras zonas. Lo que le ha pasado a una parte del sur podría ser esto. No lo afirmo, pero podría ser. Pero sí que puedo afirmar que el ritmo de cambio institucional se ha parado. ¡Hay cosas que están igual que hace veinte años! Por ejemplo, el mercado laboral.

Pero se han hecho cambios: el de 2012 o el de la última reforma laboral, de este año.

— La reforma de 2012 algo tocó en los costes de despido. Y la reciente elimina el contrato de obra y servicio, esencialmente. ¡Esto son cambios marginales! Creo que esto no modificará el paro estructural que tenemos. Pero no es solo el mercado laboral. Justicia, administración, pensiones, fiscalidad autonómica, la disfunción de las autonomías, que tienen responsabilidades de gasto y no de ingresos… Simplemente, no nos ponemos de acuerdo en cómo dar un paso adelante para reformarlo. Hay demasiados agentes que defienden el statu quo.

¿Es de los que cree que Catalunya está en decadencia?

— Quizás no hemos perdido PIB per cápita en números absolutos, pero hemos perdido posiciones con las regiones europeas similares de referencia en los últimos veinte años. Hay varias historias que puedes decir para explicar esto. Cada partido puede encontrar la que más le guste. No me mojo, aquí. La cuestión de la capitalidad y el sistema de financiación autonómica está demasiado politizada… y es muy difícil medirlo. Pero se tiene que recordar lo que decía hace un momento: con el euro se acentúa la tendencia a la aglomeración de las actividades económicas [en algunos territorios].

¿Y por qué pasa esto?

— Creo que eliminar el tipo de cambio es un salto cuántico en la libertad de comercio y la seguridad jurídica. En España, con la peseta, ya había una aglomeración de actividades muy fuerte: Barcelona, Madrid, el País Vasco y pocas cosas más… Ahora el mercado se ha ampliado. Y estas tendencias se han acelerado todavía más por las nuevas tecnologías y la caída de los costes del transporte y la comunicación. Por eso la entrada en el euro te exige todavía mucho más para ser competitivo.

Volviendo a la inflación. ¿Qué tiene que hacer ahora el BCE? Hay voces que piden subidas de tipos ya en junio.

— Estoy de acuerdo.

En EE.UU. y en Reino Unido ya han subido tipos y la economía ha caído a continuación. ¿Existe el riesgo de que, según cómo se haga, una subida de tipos en Europa provoque una recesión?

— El trabajo de los bancos centrales es muy difícil. La economía es un organismo vive que reacciona y lo entendemos hasta cierto punto. Pero desde los 90 los bancos centrales, y sobre todo el de EE.UU., han tenido un comportamiento sobre todo orientado a rescatar las bolsas cuando caen. Después de años de políticas no convencionales [como la compra de deuda] llegó el covid y los problemas de aprovisionamiento y la guerra de Ucrania. Ahora todo el dinero que han metido en el sistema durante años presionan los precios. Todo el mundo [las empresas] está pasando los aumentos de precios aguas abajo y se está incorporando en los contratos. El genio de la inflación ha salido de la lámpara y volverlo a meter dentro… solo hay una manera: subir tipos.

Pero una cosa es EE.UU. y otra la eurozona, que está más débil. ¿Hasta dónde tiene que llegar la actuación del BCE?

— Si no subes los tipos, el euro se deprecia, como ya ha pasado. Y, por lo tanto, las importaciones que tienes que hacer de energía y primeras materias son más caras.

La CE y el G7 ya están hablando de dejar de comprar petróleo y gas ruso por la invasión de Ucrania. ¿Esto haría subir la inflación todavía más?

— Comprar petróleo y gas a Rusia no es financiar la guerra de Putin. Si lo hacemos es porque lo necesitamos. Y la contraprestación es un producto que nos es imprescindible. Otra cosa es que nos propongamos durante un año, dos años o cinco años buscar fuentes de aprovisionamiento alternativas para sustituir el gas ruso. Pero decir que estamos financiando la guerra es un abuso de la terminología.

Pero hay una contradicción. Esto ya no es economía, es política: intentamos ayudar tanto como podemos a Ucrania, con armas o dinero, y a la vez compramos tanto petróleo y gas a Rusia…

— No hay contradicción. Si nosotros cortáramos las importaciones de petróleo y gas mañana, le haríamos un mal al señor Putin y a nosotros mismos. Es como utilizar la bomba nuclear económica.

¿Hasta qué punto podrás hacerle daño si sigues comprando tanto?

— Ya le estamos haciendo daño, con [el bloqueo] al acceso al sistema Swift… De hecho, Rusia necesita acceder a tecnología para operar sus campos de petróleo y esto ya no lo tiene. Es una operación quirúrgica. Me parece de escaparate decir esto de «No tenemos que comprar». Tenemos que ser inteligentes en esta guerra. Yo creo que tiene que ser una estrategia muy pensada y ejecutada, y no dejarse llevar por la visceralidad. Mi pregunta es: ¿Qué pasaría si ahora hiciéramos un bloqueo total y la gasolina aumentara un 20% o un 50% más? ¿Qué diría la gente? Es muy fácil decir que quieres el bloqueo, pero cuando después lo ves en tu factura…

Acabemos hablando de su vertiente personal. ¿Qué valoración hace de su paso por el mundo de la empresa?

— Muy contento y agradecido de la oportunidad que me dio la fundación bancaria La Caixa, e Isidre Fainé, que me fichó en 2005. Hice de economista jefe, de jefe de planificación estratégica de todo el grupo, presidente… es una oportunidad que no habría soñado nunca.

¿El momento más difícil fue 2017 con el conflicto político?

— Hombre… una situación de bank run, de corrida bancaria… no sé cómo se diría esto…

Fuga de depósitos.

— Bank run, a mí me gusta la expresión americana. Si tú estás en un banco no hay nada peor que un bank run. Pero bien, de todo se aprende en esta vida. Cuanto mejor es la cultura corporativa de la empresa, más fácilmente se resuelven las situaciones de crisis en las empresas. Es más fácil la comunicación y, casi sin hablar, estar de acuerdo en lo que se tiene que hacer. Dejémoslo aquí.